Todos los fans del tenis adoramos las historias sobre jóvenes talentos que llegan a la pista y consiguen sacudirse los nervios de los principiantes para acabar dominando los partidos. Esto fue, sin duda, lo que sucedió cuando un joven Rafa Nadal saltó a la fama hace varios años, pero a veces es igualmente gratificante cuando un jugador que lleva compitiendo unos cuantos años experimenta un renacimiento que nos recuerda su extraordinario talento.

Esto es, sin duda, lo que ha ocurrido con David Ferrer, que cumplió 30 este año pero ha tenido una temporada de las que hacen que jugadores mucho más jóvenes se pongan verdes de envidia.Situado actualmente en el puesto número 5 del ranking individual de la ATP, Ferrer completó su “annus mirabilis” al derrotar al estadounidense John Isner en las semifinales de la Copa Davis que disputó defendiendo los colores de España y garantizando así que el equipo vuelva a disputar la final; teniendo en cuenta la enorme estatura de Isner y las gigantescas distancias que consigue cubrir no fue nada fácil, pero la confianza y habilidad de Ferrer le hicieron lograr finalmente la victoria. Ferrer comenzó el año llegando a cuartos de final del Australian Open, donde fue derrotado por su amigo y compatriota Rafa Nadal. La historia se repitió en Wimbledon, donde se encontró con el héroe local, Andy Murray.

Sin embargo, Ferrer terminó el año todavía mejor, derrotando a Tipsarevic en los cuartos de final del US Open para conseguir el pase a la batalla de semifinales, donde cayó ante Novak Djokovic. El hecho de que Ferrer haya logrado el punto definitivo para que España llegue a su segunda final de Copa Davis consecutiva no sorprende en absoluto a los fans que hayan visto la evolución de este tenista nacido en Jávea. Ahora todos estaremos pendientes de la final, que se disputará en noviembre en territorio de su oponente, la República Checa.

Se rumorea que Rafa Nadal ya se habrá recuperado lo suficiente de su lesión como para estar disponible para su selección. Sin embargo, aquellos que conocen a David Ferrer confían en que el hecho de que se encuentre en plena forma será más que suficiente para que el equipo español vuelva a levantar la Copa Davis.