Famoso por sus prendas de alta costura, simples a la par que elegantes, Ralph Lauren es quizá menos conocido por su afición a los vehículos de época, pero esto cambiará dentro de poco gracias a que su fantástica colección de coches antiguos se muestra en París.

Conectado para siempre a la más romantica de las ciudades gracias a su extremadamente exitosa tienda de St. Germain, Lauren ha elegido el Musée des Arts Décoratifs como el escenario sobre el que situar esta formidable muestra de excelencia automovilística. A cargo de Rodolphe Rapetti, la exposición garantiza que hasta el aficionado más entusiasta de los coches clásicos se ponga verde de envidia.

Aquellos que únicamente conocen a Ralph Lauren como diseñador de moda, quizá se sorprendan al saber que durante muchos años se ha labrado también una reputaciṕn como uno de los coleccionistas de coches de época más prolíficos y exigentes del mundo. Algunos de los más importantes componentes de su impresionante lista de vehículos se exponen en la actualidad.

Rodolphe Rapetti ha seleccionado 17 coches que representan las marcas y modelos de más alto nivel del mundo, creando con ello una exposición que muestra lo máximo en diseño y la excelencia en términos de ingeniería. Destacan, sobre todo, un Bugatti de 1938, un Ferrari Testa Rossa de 1958 y un Lamborghini Murcielago de 2010, prueba de que el infalible ojo de Lauren para el estilo ha conseguido reunir “un museo de historia automovilística, un archivo de potentes máquinas que representan los mayores logros en el mundo del motor”.

Esta es la primera vez que la colección de Lauren se exhibe en Europa, y se ha tenido un cuidado extremo para certificar que la impresionante cabalgata de Bugattis, Alfa Romeos, Bentleys, Mercedes – Benz, Jaguars, Porsches y Ferraris sobreviviese intacta a su largo viaje.

Realizando un recorrido desde los años 30 hasta la actualidad, esta impresionante exposición de coches de época y modernos abrió sus puertas el pasado 28 de abril y se podrá ver en el famoso Musée des Arts Décoratifs de París hasta el 28 de agosto.