Parte I

Artista e ilustradora, Paula Sanz Caballero se expresa a través de sus dibujos, los cuales cobran vida gracias a la textura y dimensión adquirida debido al uso del bordado como técnica. Lo que otros artistas consiguen con la pintura, ella lo logra con telas y bordados, clara evidencia de que el verdadero arte no conoce límites de ningún tipo.

Paula Sanz CaballeroNacida en Onteniente, Valencia, esta joven y elegante mujer no cumple con los estereotipos que se suele tener de los creativos de la industria de la moda. Sí, tiene mucho estilo y delicadeza pero, donde uno quizás esperaría ver vanidad, encuentra en su lugar a una artista modesta, práctica y claramente comprometida con su obra.

Apasionada por su trabajo, en el caso de Paula su profesión es más bien fruto de una profunda vocación. Estudió Bellas Artes y Diseño en la Universidad de Valencia y en el CEU San Pablo. Fue en dicha ciudad donde descubrió su pasión por el dibujo y los bocetos. Su principal objeto de atención eran y son las personas – tema especialmente difícil de dominar, aunque no en el caso de Paula cuyas figuras irradian personalidad y vida, consiguiendo que parezca tratarse de una escena capturada de la vida de personajes reales.

“Recuerdo dibujar a personas y situaciones desde que era muy pequeña. Naturalmente mi estilo era el de una niña, pero, a medida que fui mejorando la técnica, las historias se volvieron más complejas y realistas.” A este aprendizaje Paula le añadió otro elemento que se convertiría en su sello personal. “Desde muy joven me gustaba coser pequeños objetos y al llegar a la universidad ya había desarrollado mi propia técnica y estilo. Ahora se imparten clases sobre este tipo de técnica y he tenido estudiantes que me han contactado para hacer prácticas, pero mi método no es fruto del aprendizaje, es autodidacta.”