Una vez más, como suele ser habitual por estas fechas tras su cambio de nomenclatura, llega a Valencia el Open 500, y lo hace de una forma muy emotiva, ya que una de las leyendas valencianas del tenis, que llegó a ser número 1 del mundo no hace tanto tiempo, se retira. Parece que fue ayer cuando comenzó a jugar, pero lo cierto es que el tenista de Onteniente lleva la friolera de 14 años como profesional y, por desgracia, le ha llegado la hora de la retirada.

Pero, además de ser la última oportunidad de poder ver a Ferrero como tenista en activo, este Open 500 llega con un excepcional cartel, en el que hay nada menos que cuatro de los primeros diez tenistas del ranking de la ATP. El brillante tenista de Jávea y actual número 5 del mundo, David Ferrer, no podía faltar a esta cita y acude en un estado de forma excepcional. También aparecen en el cuadro el francés Jo-Wilfried Tsonga, el serbio Janko Tipsarevic y el estadounidense John Isner, 7º, 9º y 10º del ranking de la ATP, respectivamente. Todos estos grandes nombres, unidos a la presencia del argentino Juan Mónaco (11), el español Nicolás Almagro (12) y el croata Marin Cilic (13), entre muchos otros, prometen un espectáculo apasionante.

El Open 500 comenzó a celebrarse en el año 2003, pero poco o nada tiene que ver con el torneo que era entonces. En sus inicios, durante las seis primeras ediciones, recibía el nombre de “Open Valencia” y se celebraba en abril. A pesar de ser un torneo de relativo poco renombre, durante esos primeros años reunió a grandes tenistas de la talla de Rafa Nadal, Fernando Verdasco,   Marat Safin, Nikolay Davydenko, Fernando González o los ya mencionados Juan Carlos Ferrero (primer ganador de la historia del torneo) y David Ferrer (que venció en la sexta edición). Pero sería en el año 2009 cuando el torneo cambiaría de fechas (pasó a jugarse a finales de octubre – principios de noviembre), cambiaría de ubicación (pasó del club de tenis de Valencia al Ágora de la fantástica Ciudad de las Artes y las Ciencias), daría un paso adelante y comenzaría a llamarse “Open 500”, una de las categorías más prestigiosas del mundo, tan solo por detrás de los “Masters 1.000” y, por supuesto, los cuatro “Grand Slam” (Abierto de Australia, Roland Garros, Wimbledon, y el Abierto de los Estados Unidos). David Ferrer escribiría su nombre en este torneo con letras de oro al convertirse, en la  2ª edición celebrada en 2010, en el primer tenista hasta el momento que ha conseguido vencer tanto en el “Open Valencia” como en su denominación actual, “Open 500”.

Por lo tanto, si piensa venir a Valencia, ¿acaso hay alguna excusa mejor? Un excelente torneo, una excelente ubicación (en la misma Ciudad de las Artes y las Ciencias) y una oportunidad irrepetible: poder rendir homenaje a una de las mayores leyendas tenísticas de la Comunidad Valenciana. No le decimos adiós, porque los más grandes nunca se van. Por lo tanto, hasta la próxima, Ferrero.

Para más información, visite: www.valenciaopen500.com