La mayoría de arquitectos deben contentarse con presentar en su página web el fruto de su trabajo, en cambio, el joven y destacado arquitecto Ramón Esteve tiene la oportunidad de disfrutar de ver sus obras publicadas en dos libros que seguramente van a pasar a convertirse en tratados guía sobre los espacios y las formas.

Al igual que la mayoría de los triunfadores, la dedicación y la pasión por su trabajo han resultado ser factores mucho más decisivos que la suerte en lo que concierne a conseguir el reconocimiento profesional. A pesar de su juventud, Ramón Esteve se ha hecho un nombre dentro de la arquitectura nacional, trabajando tanto para clientes privados como para entidades públicas; creando oficinas, librerías, hospitales y villas. Siempre combinando una visión moderna de la arquitectura y una sensibilidad por la geografía local y las referencias culturales.

La suya no es una filosofía vanguardista que aspire a la creación de edificios funcionales que, al mismo tiempo, redefinen los conceptos de forma, textura, luz, estética y el uso de los espacios. Para Ramón, la función y la ubicación son los pilares principales para definir la representación visual apropiada a cada proyecto. Como resultado observamos que su trabajo está libre de estilos y soluciones repetitivas. “Puede que no sea la manera más rentable de trabajar,” comenta el arquitecto, “pero, para mí, cada proyecto es el principio de algo totalmente nuevo, no la continuación de un trabajo anterior.”

Innumerables soluciones

Por eso le encanta trabajar desde el lugar donde se va a construir; estudiando el terreno, la tipografía y la geografía local. Posteriormente a dicho estudio sugiere cómo orientarlo, la distribución y los materiales a usar. La variedad de estilos y conceptos diferentes que han surgido a partir de su singular manera de trabajar y que son claramente la receta de su éxito, quedan reflejados en ambos libros. “Creo que mi estilo se encuentra a caballo entre el de los arquitectos que diseñan yendo a lo “seguro y cómodo” y aquellos que asustan a sus clientes con ideas abstractas e incomprensibles.”

Una de sus muchas impresionantes obras es su propio estudio de arquitectura situado cerca del centro histórico de Valencia, en un joven y prometedor barrio bohemio. Parece que se trate de un edificio reformado, siendo en realidad una estructura totalmente nueva que respeta su entorno histórico al mismo tiempo que mantiene un estilo moderno. Por dentro es un estudio de estilo joven y fresco, con espacios que confluyen donde la luz y el movimiento llenan los rincones. “Somos un equipo joven de chicos y chicas que formamos parte de este barrio y no queremos aislarnos de él.”

Esteve detesta tales prácticas de la revolución industrial, siendo que el arquitecto utiliza como fuente de inspiración la vida y el movimiento de su entorno, pudiendo ser éste, por ejemplo, el barrio donde se encuentra situado el estudio. Arriba de éste, un moderno piso refleja el estilo urbano de manera minimalista a través de líneas puras y simples. Si además, como es el caso del arquitecto Ramón Esteve, diseñas tu propia colección de muebles, es lógico que tu hogar sea el primer sitio donde expongas tu colección, impregnando con tu personalidad y estilo hasta el último rincón de tu casa.

www.ramonesteve.com