Saboreando al aire libre en Marrasquino MarLa península Ibérica, como su mismo nombre indica, está rodeada por el mar en su casi totalidad. La riqueza, tanto de sus costas mediterráneas como de las atlánticas, hace que este país suponga una meca para los amantes del marisco. Marrasquino Mar, situado en la costa cerca de Pinedo (Valencia), celebra esta famosa tradición española dándole un toque moderno e individual.

Comparativamente hablando, el restaurador y sibarita Nacho Falomir es el David dentro de los restaurantes especializados en la mariscada clásica. Puede ser que parezca el ambicioso sueño de un hombre vanidoso e imprudente, pero Nacho no es ni lo uno ni lo otro. Se trata, simplemente, de un hombre apasionado por la idea de llevar dicha tradición culinaria a los más altos y deseados niveles de exquisitez. Rehúye el uso de sustantivos y comparativos como “arte” o “alta cocina”, insistiendo en que el disfrute de buena comida y compañía es un deseo innato del ser humano, independientemente de su poder adquisitivo o nivel social – aún más si se trata de la cultura mediterránea.

El resultado de dicha filosofía es Marrasquino Mar, la obra de un hombre sociable al que le gusta disfrutar de las cosas buenas de la vida. Si a esto se le suma un desarrollado talento estético fruto de sus años trabajando en la rama joyera, se dan tres de los más importantes ingredientes para el éxito de un restaurante: pasión por la cocina, la habilidad de crear un ambiente y una personalidad amable y sociable.

Marisco español para paladares sofisticados

Marrasquino Mar disfruta de una localización de primeraMarrasquino Bar es quizás más bien un establecimiento refinado, pero el hecho de estar situado junto al mar le añade autenticidad y carisma. Rodeado por las salinas de Pinedo, este lugar supone una ideal excursión para pasar el día y escapar de la urbe. Este viaje lo realizan muchos y muy gratamente, en parte debido a la excelente reputación del restaurante y también para disfrutar de la playa y el mar.

El parking denota que nos encontramos ante un sitio muy visitado por hombres de negocios y famosos. Muchos de ellos tienen una muy buena relación con el afable Nacho Falomir y su mujer Fernanda Buainain. Sin caer en la ostentación, la decoración del restaurante es contemporánea y de líneas puras. Se observa una cierta influencia japonesa, tanto en la decoración como en la cocina, donde la tradición española del marisco se ve enriquecida con toques del lejano Oriente.

El menú tiene como base los clásicos como la langosta, el langostino, las vieiras, el rape, el calamar y las anchoas. A partir de dicha base, la fritura típica y tradicional se combina con toques de tempura creando un sabroso y crujiente rebozado. El delicioso y estético pescado, impecablemente presentado, es acompañado por caviar, carpaccio y regado con un exquisito vino.

Una fórmula ganadora

La excelente reputación de Marrasquino se ve también reflejada en la clientela que se desplaza hasta el restaurante, como por ejemplo la visita de los equipos de Fórmula 1 y de la Copa América. Roberto Kubica, los miembros del Hispania Racing y la plantilla del C.F. Valencia son clientes habituales. Aparentemente Bernie y Tatiana Ecclestone decidieron poner aquí punto y final a su relación, aunque Nacho nos asegura que no tuvo nada que ver con la comida.

Entre su clientela se encuentran muchos famosos nacionales e incluso se han grabado programas de televisión. Al restaurante acuden muchos hombres de negocios de la zona, atraídos por la terraza de Moët Chandon para discutir sobre negocios y organizar eventos. Especialmente cautivados se sentirán aquellos que deseen disfrutar de la cocina tradicional servida con un toque fresco y diferente.

www.marrasquinomar.com