Porcelanosa - Edificio Commodore Criterion La prestigiosa firma valenciana Porcelanosa Grupo ascenderá el próximo mes de septiembre un peldaño más en su expansión internacional. Tras el verano tendrá lugar la inauguración oficial de la nueva sede de la empresa castellonense en Nueva York, siendo el lugar escogido la icónica Quinta Avenida, en pleno centro de Manhattan y a escasa distancia de construcciones emblemáticas como el edificio Flatiron o el Empire State.

El Commodore Criterion, edificio diseñado en 1918 por los arquitectos Ely Jacques Kahn y Albert Buchman, albergará la nueva flagship store de Porcelanosa Grupo, tras la reforma integral de su fachada e interiores a cargo del estudio Foster + Partners, encabezado por Norman Foster, arquitecto de reputación internacional. La elección del prestigioso arquitecto no es casual como señalaba Cristina Colonques, directora de comunicación y marketing de Porcelanosa Grupo, a la propia revista oficial de la empresa, Porcelanosa Lifestyle Magazine: “El nombre de Foster, unido a la ubicación del edificio, aportará mucha fuerza a nuestra firma de cara a la internacionalización de la marca”.

El nuevo showroom de Porcelanosa Grupo ha encontrado acomodo en un inmueble histórico que incluye partes que ha sido necesario preservar en el proyecto de rehabilitación, dado su grado de protección. En este sentido, Taba Rasti, codirectora y socia en la oficina madrileña de Foster + Partners, desde donde se ha llevado a cabo la realización del proyecto, comentaba en la citadaShowroom de Porcelanosa Grupo en Nueva York publicación los objetivos de la reforma integral. Según Rasti, la finalidad del proyecto ha sido “restaurar cuidadosamente la fachada e intervenir en el basamento del edificio para lograr atraer luz natural al interior de la planta baja y sótano, además de crear unas conexiones visuales entre las distintas plantas, así como la creación de entreplantas como vía de enlace para los distintos espacios”. El proyecto también ha permitido la sustitución de los antiguos forjados para dotar a los nuevos de resistencia frente al fuego. Las plantas superiores del edificio se han destinado a oficinas, mientras que la última planta, que cuenta con espectaculares vistas, ha sido reservada para actos públicos.