Músicos tradicionales GallegosEn el pasado se asumió, quizás de forma bastante lógica, que la lengua hablada en España era el español. Hoy en día, somos más cultos y nos damos cuenta de que las cosas no son nunca tan simples. Consecuentemente, sabemos que el español también es conocido como castellano, y que se hablan otras lenguas en regiones específicas del país. Entre estos, el vasco y el catalán han recibido una gran publicidad en los últimos años, pero hay otra lengua importante en España, el gallego.

Conocida oficialmente como gallego, esta es junto al español la lengua oficial de la comunidad autónoma de Galicia, al noroeste de la Península Ibérica. Utilizado diariamente por un porcentaje significativo de la población de la región, el gallego ha sido transportado a lo largo de España, Europa y América por los flujos de inmigrantes procedentes de esta preciosa tierra. Tras disfrutar de un renacimiento que se desencadenó primero a finales del siglo XIX y cobró impulso en la segunda mitad del siglo XX, hoy es un idioma vivo con más de tres millones de hablantes.

¿Cómo es el gallego?

Como miembro del grupo de lenguas romances, el gallego es pariente del castellano, pariente lejano del catalán y del provenzal, y como todos estos derivado del latín, la lengua de los romanos invasores de estas regiones. Sin embargo, está muy relacionado con el portugués, con el que comparte el estatus de “lengua hermana”. De hecho, ambos idiomas tienen un origen común en las regiones de la moderna Galicia y el norte de Portugal, donde se formaron a partir de la cultura galaicoportuguesa que prosperó en la Edad Media.

Señal en gallegoSurgida como lengua común del latín que era hablado por el vulgo, su fonética está fuertemente influenciada por la antigua cultura celtíbera que vivió en esta región desde que las tribus celtas del norte se mezclaran con la población indígena de la Península. La influencia celta puede observarse también en su vocabulario, al que hay que sumar palabras germánicas resultado de las invasiones de los godos, suevos y vándalos, así como las influencias árabes adquiridas a través del español. Y así el galaicoportugués se desarrolló desde la Edad Media como lengua de un incipiente reino.

Si el reino hubiera sobrevivido intacto, gallego y portugués podrían haber sido exactamente el mismo idioma, pero el portugués se expandió hacia el sur y Galicia se convirtió en parte del Reino de España gobernado por Castilla, ambos siguieron cursos diferentes que muestran que el portugués evolucionó por sí solo, mientras que el gallego fue influenciado por la lengua española. Como resultado, los dialectos hablados en las comunidades rurales de Galicia se asemejan a una vieja versión del portugués, mientras que el gallego que se habla en la ciudad parece utilizar una gran cantidad de vocabulario portugués con acento castellano.

Este efecto de los meandros políticos de la historia no es de ninguna manera exclusivo, también se aprecian, por ejemplo, en las variedades dialectales de Holanda y Flandes, aunque en Galicia produce un interesante sentimiento de identidad local, fraternidad cultural con Portugal y asociación con el Estado español. En cuanto a la situación actual, Galicia es una comunidad autónoma de España y miembro de la Unión Europea, donde el español es el idioma más hablado en las grandes ciudades y el gallego se utiliza frecuentemente y se enseña en las escuelas, mientras que en las zonas rurales se hablan los antiguos dialectos locales cercanos al portugués.

Habiendo comenzado como la versión popular del latín en Galicia y el norte de Portugal, convertida posteriormente en la lengua de la corte, se transformó en una joya literaria en la época medieval y lengua vernácula durante los siglos de la dominación lingüística del español, solo para emerger a finales de 1975 como una lengua regional activa, basada en unos estrechos vínculos con el portugués y el castellano. Para Galicia es parte de la identidad personal, enriquecida con las contribuciones culturales de sus vecinos, dando como resultado un lenguaje con una gran riqueza expresiva que continúa evolucionando cada día.