Galicia, norte de EspañaHay españoles y hay gallegos. Conocidos como galegos en la lengua local, la gente de Galicia son españoles por nacionalidad, aunque no todos los españoles son gallegos. Para hacer las cosas aún más confusas, los argentinos, por ejemplo, tienen la costumbre de decir gallegos cuando se refieren a los españoles en general.

Si esto suena complicado, descuide, la explicación es muy sencilla. Galicia es una región autónoma al noroeste de España con una lengua diferente al español, pero semejante al portugués, y una cultura que está influenciada por una fuerte herencia céltica. Hoy en día, el número de gallegos asciende a 2,5 millones de personas en el España y muchas más en el extranjero.

Habiendo sido durante mucho tiempo una región de la cual la gente emigró hacia otras partes de España y de su imperio colonial, un gran número de gallegos se establecieron en países como Argentina, Uruguay, Chile, Venezuela, Cuba y México, así como en países de habla portuguesa como Brasil. La emigración posterior de los habitantes de estos países hizo posible que en Estados Unidos exista hoy también una gran comunidad de origen gallego.

De hecho, tal era la cantidad de inmigrantes de Galicia que los argentinos empezaron a llamar a todos los españoles recién llegados gallegos, y se sigue haciendo. Muchos argentinos y, es más, brasileños, venezolanos o cubanos, tienen sangre gallega, y están muy orgullosos, por ello, apoyan asociaciones que celebran esta herencia y mantienen las tradiciones que se remontan a la ‘madre patria’.

En más de un aspecto, por lo tanto, los gallegos pueden ser vistos como los “irlandeses de la Península Ibérica” y, como resultado, la cultura de la región se extiende a lo largo de América y diferentes partes de España y Europa. Por eso, puede encontrarse rodeado de gaiteros gallegos en Buenos Aires o Nueva York.