HórreosViajando a través de la campiña gallega podrá comprobar que se trata de una región con estructuras de piedra. Los granitos locales se combinan con la cultura celtíbera y crean una fascinante semejanza con otras regiones celtas como Bretaña, Irlanda y Gran Bretaña. Las numerosas casas de labranza de piedra, las catedrales, los muros y los anexos de las casas de campo de Galicia favorecen este parecido, consolidando el estilo rústico y creando un nexo histórico que ayuda a definir esta región de la Cornisa Cantábrica.

Una de las estructuras más extraordinarias de todas es el hórreo. También conocido popularmente como paneira, canastro, piorno o cabaz, es un antiguo granero  ligeramente elevado de las rocas costeras o los campos sobre los que normalmente descansa. Si bien algunas personas podrían pensar fácilmente que el típico hórreo rectangular es una especie de cripta funeraria, en realidad no se trata de nada tan lúgubre. Muchas de estas singulares estructuras están adornadas con cruces de piedra y otras esculturas, sin embargo son construcciones de uso agrícola utilizadas por los agricultores como graneros y como instalaciones de almacenamiento por pescadores, estos últimos para guardar sus útiles de pesca y redes.

Estructuras de piedra, GaliciaMientras que algunos hórreos están hechos de madera, los más bonitos son tradicionalmente de  piedra. Elevados del suelo para evitar que entren roedores y provistos de paredes de contención con ranuras de ventilación, estos pequeños graneros pueden tener incluso tejados de paja o tejas, variar en cuanto a la anchura o ser redondos, en vez de rectangulares, como sucede en el este de Galicia. El más grande, situado en A Carnota en A Coruña, tiene 35 metros de largo, y, aunque aún se pueden contemplar muchas de estas misteriosas construcciones, no existe ninguna de antes del siglo XIX.

Sin embargo,  puede decirse con seguridad que estas estructuras tienen su origen en un pasado lejano, antes, incluso, de la llegada de los romanos y otros conquistadores. Se han encontrado documentos de varios siglos antes de Cristo que describen estos hórreos, pero es probable que se remonten a mucho antes del origen de la escritura misma. Aunque son construcciones típicas de Galicia y otras regiones del norte de España y Portugal, se han encontrado antiguos cobertizos semejantes al hórreo en diferentes zonas de Europa como, por ejemplo, Inglaterra, Noruega, Suiza y los Balcanes, lo que indica que no es un fenómeno aislado.

Antigua construcción de piedra, GaliciaSi alguna vez explora la verde y preciosa campiña de Galicia y se topa con una estructura irregular y misteriosa, sabrá que no se trata de algo construido por duendes, sino que es la forma que utilizaron nuestros antepasados para almacenar cereales esenciales.