Eduardo Souto de MouraJay y Cindy Pritzker, naturales de Chicago, estaban tan inspirados por las proezas arquitectónicas de su ciudad que utilizaron su influencia para establecer el premio Pritzker: sin duda el mayor honor para un arquitecto. Desde la creación de este galardón en 1978, el Premio Pritzker ha pasado a las manos de los más grandes arquitectos de nuestra época como Aldo Rossi (1990), Alvaro Siza (1992) y Frank O. Gehry (1989), nombrando solo unos pocos.

Este año el galardón es para el arquitecto portugués Eduardo Souto de Moura, que ha diseñado edificios en todo el mundo, y en dos ocasiones nos dejó muestra de su talento en la Costa Blanca: el Bernia Golf Resort en Alicante y un edificio en Benidorm.

Souto de Moura, ahora de 58 años, nació en el seno de una buena familia en Oporto,Portugal. Permaneció allí durante sus estudios en Bellas Artes y se graduó en arquitectura en la prestigiosa institución. Como estudiante, trabajó para Noé Dinis y para el prestigioso Alvaro Siza, y su primer gran proyecto fue un mercado en Braga, ahora demolido. Compartió el éxito con su esposa, la arquitecta Luisa Penha, y sus tres hijas.

Souto de Moura no ha olvidado sus orígenes, y enseña en la Universidad de Oporto cuando no tiene un proyecto que realizar. Sus obras se caracterizan por la combinación de diferentes materiales, tanto naturales como creados por el hombre. Además de su talento, Souto de Moura es un hombre consecuente, y mantiene su oposición al uso de materiales en peligro de extinción y protegidos, tal y como explica en una entrevista para Croquis: “Creo que deberíamos emplear la madera con moderación y replantar árboles a medida que los utilizamos.”
Al diferencia de muchos de sus compañeros, se siente involucrado con los problemas actuales tales como la energía, los recursos y los costos – una cualidad admirable en estos tiempos de austeridad.

Parece que al haber trasladado sus principios a su trabajo, esto generó beneficios económicos al arquitecto. El jurado del Premio Pritzker, anunció que Souto de Moura fue galardonado con el premio en gran parte gracias a su “capacidad única para reunir características contradictorias – el poder y la modestia, la valentía y la sutileza, lo públlico y lo privado – al mismo tiempo.”

Souto de Moura es el segundo arquitecto portugués galardonado con el Premio Pritzker, y no muestra ningún signo de debilidad. Con obras como el estadio de fútbol en Braga, Portugal, Souto de Mouro encarna la arquitectura moderna. La Costa Blanca es una de las zonas con más suerte, ya que puede disfrutar de obras realizadas por este genio contemporáneo.

Foto de Eduardo Souto de Moura por Augusto Brázio.