Juan Carlos I de España, por la WikipediaEl rey Juan Carlos I de España celebró su 75 cumpleaños a principios de enero.

El 2012 fue, citando a un miembro de la familia real británica que hablaba de sus propias experiencias en 1992, un “annus horribilis” para el rey español, pero a pesar de la controversia y las críticas, parece ser que la familia real española sigue siendo admirada por los europeos y gente de todo el mundo.

Hasta hace poco, la opinión pública en España estaba muy a favor de la monarquía. Tradicionalmente, el rey y su familia se habían comportado de forma mucho más transparente que otras familias reales europeas y se les había visto como personas más próximas al pueblo. Juan Carlos se convirtió en rey de España en 1975, dos días después de la muerte del general Franco, que había designado a Juan Carlos como príncipe de España varios años antes.

A pesar de lo que algunos vieron como un inicio poco prometedor, el rey Juan Carlos se ganó pronto al pueblo español demostrando su comprensión y empatía con lo difícil que era la vida en España, al rechazar vivir en el gran y ornamentado Palacio Real para hacerlo en La Zarzuela, un palacio más modesto.

Considerado el responsable de la resurrección de la democracia en la España moderna, el rey Juan Carlos trabajó sin descanso al principio para unificar al pueblo español y garantizar un futuro mejor para ellos. Tuvo también éxito a la hora de crear, mantener y reforzar las relaciones internacionales entre España y los países latinoamericanos, y ha sido frecuentemente votado como el líder iberoamericano de mayor popularidad.

Los miembros de la familia real española no estaban sometidos a tanta intrusión de los medios como otros monarcas europeos y, de hecho, no pueden responder preguntas o realizar comentarios no planeados a la prensa. Sin embargo, el romance y matrimonio de la periodista y presentadora Letizia Ortiz con el príncipe Felipe (el hijo del rey Juan Carlos) aumentó el fervor del público por conocer más sobre ellos, y logró llegar al corazón de los espectadores de todo el mundo cuando esto se publicó en la prensa internacional.

La familia real españolaEn España, no cabe duda de que la popularidad del rey ha caído de forma drástica durante los últimos 12 meses. Su inoportuno safari a Botswana para cazar elefantes no sirvió solo para enfadar a los muchos españoles con dificultades para llegar a fin de mes, sino que también puso en peligro su relación con la WWF (su puesto como presidente honorario de la WWF española se rescindiría más tarde), y no gozó de muchas simpatías tampoco cuando se fracturó la cadera por tres sitios. Además, se sigue investigando a su yerno, Iñaki Urdangarín, acusado de robar dinero público, y durante los últimos días se ha vuelto a especular acerca de la relación del rey con la princesa alemana Corinna, también conectada con Urdangarín.

En una entrevista en televisión realizada justo antes de su cumpleaños, el rey Juan Carlos intentó volver a conectar con el pueblo español, expresando su preocupación por las altas tasas de paro existentes entre los jóvenes. Antes, intentó demostrar su comprensión por la austeridad y la solideridad que afectan a sus paisanos recortando su presupuesto y el de su familia, pero sigue teniendo un largo camino por delante para volver a ganarse la confianza total de la nación como el rey que consiguió unir al pueblo. A pesar de esto, ha tenido un memorable y exitoso reinado como un monarca europeo, y sigue siendo uno de los jefes de estado más queridos de todo el mundo.

Foto cortesía de Wikimedia