Casa Montaña, El Cabañal, Valencia.Algunos de los que asistieron al 7º Simposio Anual Internacional de Luxury Real Estate a finales de enero estaban todavía un poco aturdidos a causa de los vuelos transoceánicos cuando llegaron el lunes por la tarde, pero los leves casos de jet-lag que aparecieron se curaron enseguida cuando la inmobiliaria Rimontgó, que albergó la conferencia de Valencia junto a LRE, presentó uno de los secretos peor guardados de Valencia, Casa Montaña, a los asistentes a esta reunión internacional.

Situada en el colorido barrio del Cabañal de Valencia, un antiguo barrio de pescadores a poca distancia de las playas de la ciudad, Casa Montaña es una fantástica taberna fundada nada menos que en 1836. Con una atmósfera rica y un encanto clásico, la parte frontal presenta una de las bodegas y bares de tapas más auténticos de toda la ciudad, pero al llegar a la planta inferior se accede a un mundo íntimo y rústico de comedores dedicados a la alta cocina.

Representantes de LRE en Casa Montaña, Valencia.Aquí, entre las barricas y herramientas que se utilizaban aquí para envejecer y vender el vino, la tradición española de las tapas ha sido elevada a una forma de arte. Estando donde está, Casa Montaña sobresale por sus excelentes platos de pescado y marisco, aunque sus delicias basadas en carne y verduras se han labrado también una merecida fama. De hecho, la gente acude de todas partes de la ciudad, y hasta del país, para probar la extraordinaria comida y la singular atmósfera de este auténtico restaurante familiar.

Libre de pretensiones modernistas, todo lo que importa aquí es la buena comida y el buen vino, ya que este establecimiento se enorgullece de “divulgar la cultura del vino”, como dicen ellos mismos. Para los recién llegados representantes de LRE, visitando muchos de ellos Valencia por primera vez, Casa Montaña fue una fantástica forma de crearse una primera impresión excelente de España, y dialogar con sus colegas internacionales en un entorno relajado y distendido.